en Actualidad IPM

Al revisar la potencia contratada y cambiar a una tarifa con discriminación horaria se logran importantes ahorros en la factura de la comunidad

“Hola, la factura de luz de mi comunidad se ha duplicado respecto al año pasado. Al parecer, se puede reducir con solo cambiar la potencia contratada y ajustarla más a lo que necesitamos. ¿Qué debo hacer?”. Este era el mensaje de SOS que escribía un internauta en el foro online nuevosvecinos.com a finales del mes de septiembre.

La suya no es una pregunta muy habitual. Porque, aunque la factura energética en una comunidad de propietarios es hoy una preocupación de primer orden, no todos son conscientes de los elementos que la componen. “Suelen hacernos consultas sobre detectores de presencia o bombillas led, pero no sobre la potencia contratada o las tarifas eléctricas. Es posible que por desconocimiento no lo pregunten”, corrobora Pablo García, asesor industrial del Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid.

La calefacción es, sin duda, la parte que se lleva el mayor consumo energético de una comunidad —un 40%—, pero hay otras partidas importantes como la iluminación, que representa el 25%, los ascensores, los motores (de riego, del garaje y de ascensores) y la depuradora de la piscina, que pueden sumar otro 15% del consumo y que requieren de electricidad para su funcionamiento.

Si además se tiene en cuenta que desde el pasado agosto el coste del término de potencia en las tarifas de acceso de la luz se ha incrementado un 63%, revisar esta partida constituye una prioridad, porque si se da la casualidad de que tenga contratada más potencia de la necesaria, la comunidad puede llevarse una gran alegría. Eso le ocurrió a una mancomunidad de vecinos de Ávila, que ha conseguido ahorrar 1.520 euros al año después de ponerse en manos de la empresa ESSE Servicios Avanzados de Energía.

Esta comunidad de tres edificios y 240 viviendas tenía una potencia contratada de 178,95 kilovatios (kW), distribuida en 38 puntos de suministro y con un gasto anual eléctrico de 31.000 euros. Tras un análisis del consumo anual, de las facturas y del factor de carga para cada suministro, la compañía recomendó bajar la potencia contratada a 126,15 kW y ajustar la tarifa para usos comunes —en este caso, destinada a iluminación exterior— a otra con discriminación horaria. Resultado: un ahorro del 5% de la factura.

“El factor de carga indica el porcentaje de utilización de la potencia contrata durante un mes o un año. Si está por debajo del 20%, significa que se tiene más potencia de la necesaria. El óptimo es un factor de carga del 35%”, explica Jaime Jiménez, ingeniero de ESSE Servicios Avanzados de Energía, empresa especializada en trabajar en la eficiencia energética.

“Esta acción ha permitido concienciar a los propietarios y gestores de la comunidad de vecinos de lo importante que es conocer los distintos factores que integran la factura eléctrica y dónde se destinan sus diferentes usos y costes energéticos”, sostiene este experto.

“De forma general, las comunidades de propietarios suelen tener tres carencias en cuanto a términos energéticos: más potencia contratada de la necesaria, falta de eficiencia energética en las zonas comunes y en los servicios de iluminación, y tarifas que no se adecuan al consumo real. Realizando cambios en estos tres ámbitos, una comunidad de vecinos puede ahorrar entre un 20% y un 40%”, corrobora Koldo Muruzabal, director de marketing residencial y negocios de Endesa.

Esta compañía se ha encontrado casos de comunidades que tenían contratados 150 kW de potencia cuando solo necesitaban 17 kW. “Una comunidad mediana, solo por cambiar de tarifa a una con discriminación horaria, puede ahorrar más de 1.200 euros al año. Si además optimiza potencia y mejora la eficiencia energética, hay casos en los que ahorran hasta 4.000 o 5.000 euros al año”, añade Muruzabal.

Endesa ha lanzado recientemente una web específica para los administradores de fincas, aún en pruebas, pero que estará plenamente operativa en enero, donde, entre otros servicios de asesoramiento personalizado, quienes la consulten pueden encontrar una calculadora de potencia en la que, rellenando una sencilla ficha, recibirán ofertas específicas con ahorros de hasta el 20%.

Para saber más sobre la eficiencia energética y para poder recibir un asesoramiento personalizado, puede recurrir a una empresa de servicios energéticos.

En España hay dos grandes asociaciones a las que acudir. Por un lado, la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Energéticos (ANESE). Cuenta con más de 130 empresas asociadas, compañías involucradas en el ámbito de la gestión eficiente de la energía, especialistas en distintas aéreas de actuación como consultoría, auditoría, ingeniería, instalación, mantenimiento, fabricantes y servicios financieros. Entre los socios hay empresas como Schneider, Philips, Daikin, ESSE, Edp, ABB o Ges Energía. Su dirección en Internet es http://www.anese.es/.

Y, en segundo lugar, la Asociación de Empresas de Mantenimiento Integral y Servicios Energéticos (AMI). Es una patronal que agrupa a una veintena de las mayores empresas del sector del mantenimiento integral. Entre otras, pertenecen a esta asociación compañías como Eulen, Dalkia, Emte, Gas Natural Servicios, Iberdrola, Valoriza y Elecor. La dirección de su web es: http://www.amiasociacion.es.

FUENTE: El País

Artículos recomendados

Dejar un comentario